Inventos españoles

Como español, estás orgulloso de la historia de tu país. Hemos creado este artículo para mostrarte lo creativos e innovadores que somos. Esperamos que estos cinco inventos españoles hagan que tú también estés orgulloso de ser español.

España está considerada entre los países que más patentes producen, pero varios de sus inventos han cambiado el mundo durante años.

En realidad, todos estos notables inventos españoles no son especialmente apreciados. Son el resultado de muchos años de trabajo y, por tanto, han repercutido en nuestra vida cotidiana con diversos beneficios. Nos demostramos que España siempre ha sido un país capaz de hacer grandes aportaciones a la ciencia y la tecnología.

La jeringuilla

La jeringuilla desechable supuso una auténtica ventaja para la sanidad en lo que a grandes inventos españoles se refiere, ya que evitaba que muchos gérmenes se propagaran entre los pacientes. El inventor de este recipiente, de plástico, que se utilizó para inyectar líquidos (o para extraer sangre para los análisis de sangre) fue Manuel Jalón, el mismo que veinte años antes había revolucionado el mercado doméstico con la invención de la fregona. No fue hasta principios de los años 80 cuando se empezó a comercializar la jeringuilla desechable, que rápidamente se hizo muy popular. Hoy en día, se calcula que se fabrican unos veinte mil millones de unidades diarias en todo el mundo. Los inventos españoles siempre han estado a la cabeza de los grandes descubrimientos científicos. Mientras otros buscaban formas de resolver problemas, los españoles creaban soluciones. Y uno de los mejores ejemplos es la jeringuilla desechable. Este gran invento de Manuel Jalón revolucionó la sanidad en cuanto a la gestión de las infecciones, ya que evitó la propagación de gérmenes entre los pacientes. Hasta ahora, la clínica había utilizado hilo de algodón para extraer muestras de sangre. Sin embargo, una vez intentamos tocar esos hilos sucios con las manos desnudas y ¡sufrimos graves enfermedades! La jeringuilla es un recipiente desechable de plástico que puede usarse para inyectar líquidos (o para extraer sangre para los análisis de sangre).

 

El futbolín

En 1937, estando herido en un hospital de Madrid, Alejandro Finisterre imaginó el prototipo de futbolín que permitía a los aficionados al fútbol seguir disfrutando de su actividad favorita mientras estaban convalecientes. Obtuvo la patente de su invento y publicó una revista dedicada a la poesía por su afición. Lo que no podía prever es que la visión del futbolín que tuvo a los 21 años seguiría, tantos años después, de plena actualidad.

Fue la invención de un hombre, nacido en 1919 en la ciudad de A Coruña su apellido marca el fin del mundo, que empezó a pensar en las mesas como algo más que un simple mueble. Imaginó que pudo convertirse en mesas de fútbol, ​​y por eso inventó un sistema para ellas basado en agujeros en la parte superior y en la inferior con los que se podía jugar en tres dimensiones. Patentó su trabajo en 1937, pero debido a un desafortunado accidente perdió todos los derechos sobre este invento hasta que en 1998 descubrió que no había sido acreditado por la viuda de Alejandro Finisterre como uno de sus coautores.

 

La fregona

El ingeniero español Manuel Jalón Corominas no se conformó con inventar la fregona. Quería mejorarla, así que desarrollaría un paño especial desechable que tenía una larga percha unida a él por un trozo de cuerda. Esto permitía a los usuarios limpiar fácilmente sus suelos sin tener que agacharse o luchar con los cepillos para fregar. En 1958, Jalón Corominas fundó Rodex, una empresa que ahora fabrica millones de estas fregonas al año: ¡y llevan más de medio siglo haciéndolo!

En 2009, la empresa había vendido más de 100 millones de fregonas en todo el mundo, lo que le llevó a recibir el Premio Nacional de Diseño de Producto Industrial ese mismo año. La feliz idea de Manu ha sido un gran éxito. En 2009, la empresa había vendido más de 100 millones de fregonas en todo el mundo, lo que le llevó a recibir el Premio Nacional de Diseño de Producto Industrial ese mismo año.

¿Quién inventó la fregona?

El mundo es un lugar mejor gracias a las fregonas. El diseño de las fregonas ha evolucionado muy rápidamente, dando lugar a nuevos productos con mayor funcionalidad y rendimiento. En los últimos tiempos con el bum de las subastas por internet y del coleccionismo se a vendido una fregona de la primera generación por 500 €.

Durante siglos, la limpieza de los suelos ha sido un trabajo ingrato realizado por sirvientes muy trabajadores, y con espaldas aún más duras. Hasta los años 60, la única solución era fregar con un cepillo o fregar con un trapo de mango largo. Entonces llego el milagro de la fregadora rotativa. Este invento revolucionó la forma de limpiar los suelos y de limpiarse a sí mismo: El cabezal de la fregona sin mango gira rápidamente para ofrecer esa sensación de limpieza chirriante sin tener que fregar a la fuerza el suelo con la mano.

 

El submarino

El submarino Peral, construido por primera vez en 1888, fue el resultado del genio de Isaac Peral. Fue el primer submarino de este tipo que se construyó y sólo tenía dos motores, uno eléctrico y otro de vapor. Funcionaba a 6 metros de profundidad y se desplazaba a 11 km/h (6 nudos) bajo el agua.

España siempre ha estado a la vanguardia de la tecnología. La tecnología naval, especialmente los submarinos, ha sido siempre una tradición en nuestro país. El submarino construido por Isaac Peral es una de las hazañas navales españolas más importantes. Fue toda una hazaña: el primer submarino que se construyó era de madera y fue obra de Narciso Monturiol, en 1859. Sin embargo, aún se podía mejorar, y en 1888 Isaac Peral lo consiguió con su submarino de acero inoxidable (1888). Esta vez estaba fabricada en acero que aumentaba mucho más su resistencia para mayores profundidades. Este primer submarino tenía 77 toneladas, dos motores (eléctricos), un lanzador de torpedos y una velocidad de 11 km/h (6 nudos bajo el agua). La finalidad de este invento era militar y estuvo activo hasta 1890. El submarino debutó en 1889, cuando Isaac Peral se sumergió en el mar de Cartagena a unas pocas millas de la costa. El gran inventor español había instalado en su submarino un lanzador de torpedos y dos motores eléctricos que le permitían viajar a una velocidad de seis nudos bajo el agua. El submarino fue un gran invento porque hizo que se fabricaran los primeros submarinos (en 1859) y ayudó mucho en la guerra contra Francia.

 

El cóctel molotov

El cóctel molotov es un arma creada durante la Guerra Civil española. Se trata de un vaso lleno de gasolina y otros materiales inflamables que se prende fuego y se lanza contra los objetivos. Esta arma vino de Finlandia cuando el primer ministro ruso Viacheslav Mikhailovich Scriabin, alias Molotov, amenazó con bombardear Finlandia si no le daban comida, algo que dijo en alusión a los frecuentes ataques de su país. Se trata de un invento español que se considera un arma utilizada por los republicanos durante la Guerra Civil española. Finalmente, recibió el nombre de un hombre que intentó crear una explosión en Finlandia. Su primera vez fue en 1940, en Finlandia. El gobierno español trató de ocultar el hecho de que esta bebida existía clasificándola como alimento y así, nadie podía buscar su origen. De hecho, los cócteles molotov no eran más que botellas llenas de gasolina que se colocaban en el asiento de un avión después de ser derribado. Desde 1960, es ilegal en la mayoría de los países. Desde la invención del cóctel Molotov, éste se ha convertido en sinónimo de violencia, especialmente en referencia a su uso durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, no fue hasta 1943 cuando esta arma quedó verdaderamente inmortalizada, ya que en esa época los finlandeses lucharon contra los agresores extranjeros y conocieron un nuevo tipo de bomba.

También puede ser de tu interés:

Este post está patrocinado por la empresa de bombas de agua Reparaciones Hidráulicas Hermanos Vasco. S.L.

Deja un comentario